Traducciones al japonés: La importancia de la cortesía en el idioma japonés

La gente de negocios japonesa a la hora de saludar

En inglés es muy sencillo: al dirigirse directamente a un interlocutor, se emplea el pronombre personal you, independientemente del emisor y el receptor.

En francés, por ejemplo, no parece tan sencillo, ya que se distingue entre un tratamiento formal y otro de familiaridad. Esta diferenciación se hace en otros muchos idiomas. Un caso muy especial a este respecto es el japonés.

Aquí descubrirá en qué consiste la cortesía en el idioma japonés y por qué es tan importante para la traducción.

El discurso directo en japonés

Aunque le cueste creerlo: en japonés hay más expresiones distintas para la breve forma que en casi ningún otro idioma. Se estima que incluso los dialectos locales cuentan con hasta cien palabras para : anata, kimi, omae …

Seguramente se preguntará para qué necesita todas esas palabras un hablante de japonés. La respuesta es relativamente sencilla y dice mucho de la cultura japonesa: la palabra que emplea un hablante depende de su propia edad y sexo, de la edad y el sexo de su interlocutor, de la posición social del interlocutor y de la familiaridad entre ambos.

En una conversación con un señor mayor, una mujer joven emplea para o usted una palabra diferente que la que utiliza al conversar con una compañera de su misma edad. Esto se debe a las reglas de cortesía en japonés.

Discurso directo sin pronombres personales

También hay un tratamiento en japonés que resulta algo desconcertante para las personas que entran en contacto por primera vez con el idioma: el discurso en tercera persona. Incluso si el señor Mouri está delante de usted, se le puede hacer la pregunta: 毛利さんはお元気ですか。("Mouri-san wa o-genki desu ka."; literalmente "¿está bien el señor Mouri?") para interesarse por su estado. Además de o usted se añade por lo tanto una forma más.

Asimismo, en japonés se omite con frecuencia el pronombre personal cuando ya se desprende del contexto de quién se está hablando. Dado que la forma verbal es siempre la misma independientemente de la persona, la oración コンサートに行きます。 („Konsaato ni ikimasu“; literalmente algo así como "Ir a un concierto") puede consiguientemente significar: "Voy a un concierto", "Va a un concierto", o "Van a un concierto". De quién se trata exactamente se desprende del curso precedente de la conversación.

Expresiones para yo

Aunque con eso no basta: Para la palabra yo también hay varias expresiones diferentes que se emplean dependiendo del emisor y el receptor. Al igual que en el caso de o usted, la decisión de qué palabra emplear depende, entre otras cosas, de la edad, el sexo, la posición social y la familiaridad de ambos interlocutores. A nivel regional existen nuevamente diferencias en el empleo del pronombre.

La palabra watashi, por ejemplo, es una expresión relativamente neutral que pueden emplear hombres y mujeres de cualquier edad, mientras que watakushi tiene un carácter formal y se emplea por lo general en situaciones profesionales. Dentro de la familia o entre amigos es improbable que un hablante de japonés se decida por esta expresión.

Como variante específica de sexo existe la palabra atashi, que emplean, si acaso, únicamente las mujeres, así como la variante aún más cortés atakushi. Los hombres emplean generalmente ore o boku, si bien en cada región se prefiere una de las dos variantes.

Traducción adaptada a la cultura objetivo

Como ve: en japonés no solo es decisiva la situación comunicativa, sino también quién conversa con quién así como la posición social y la edad de los interlocutores, también juega un papel fundamental el grado de cortesía que se desee dispensar al interlocutor.

Para que sus textos traducidos tengan una buena acogida por parte de su nuevo público objetivo en Asia oriental, deben adaptarse a la cultura japonesa, y por consiguiente a la cortesía japonesa.

Traducción profesional al japonés

¿Suena complicado? Llegados a este punto tenemos una buena noticia para usted: no necesita darle más vueltas al asunto. Confíe en traductores profesionales, pues conocen muy bien precisamente este tipo de particularidades lingüísticas.

La importancia de la cortesía en el idioma japonés es, en este sentido, tan solo uno de muchos ejemplos de particularidades culturales para las que los hablantes nativos tienen una intuición en sus respectivos idiomas y que son muy difíciles o imposibles de aprender para los no autóctonos.

Los traductores con experiencia son expertos en sus respectivas lenguas maternas y sus lenguas extranjeras, y transmiten el sentido de sus textos de modo que alcancen del mejor modo posible a su público objetivo en el idioma extranjero.

Con un traductor profesional de su lado tendrá asegurado el éxito en los mercados internacionales.