Adaptación del texto para su público objetivo

Adecuación del texto

Cuando hay que publicar un texto para lectores diferentes, pronto surge la pregunta de si será suficiente con uno solo.

Para una de las diversas comunidades lingüísticas de las que se compone el público objetivo, una cosa está clara: se necesitará además una traducción. ¿Y qué sucede en el ámbito de un mismo idioma?

Texto adecuado al grupo objetivo

Cuando se habla de una adaptación, básicamente se está hablando de una adecuación. Según la diversidad del público objetivo a alcanzar, puede ser conveniente adaptar un texto y por último ofrecer varios textos diferentes que lleguen con acierto a los respectivos grupos objetivo determinados, independientemente de si se trata de textos en diferentes idiomas o para varios grupos objetivo de un mismo idioma.

Diferentes formas de adaptación

Es posible realizar una adaptación en diferentes casos: como una forma de la traducción, para adecuar el texto a la comprensión de diferentes grupos objetivo, o con ambas finalidades a la vez, la traducción y la adaptación del contenido.

• La adaptación como forma de traducción

En las traducciones, se adapta un texto al público objetivo de una lengua extranjera en cuanto a la lingüística, pero también en cuanto al estilo. No se trata de la simple traducción de palabras, sino de la adaptación a realidades particulares del grupo objetivo, por ejemplo las costumbres culturales, el tejido social, o determinadas expectativas sobre distintos tipos de texto. Si, por ejemplo, la estructura de un artículo periodístico en el país de destino se diferencia de la del país de origen, es necesario adaptar el texto para el país de destino.

Sobre todo en marketing, es importante adaptar los mensajes publicitarios al nuevo público objetivo. Es por eso que un eslogan de la misma marca puede ser completamente diferente en dos idiomas distintos. Pues en el marketing se juega a menudo con las palabras y su significado. Por lo tanto, según el idioma de destino, es posible que un eslogan no pueda traducirse siempre literalmente. El humor también es una cuestión muy particular.

Así pues, una adaptación no pretende ser una traducción lo más literal posible, sino que se desvincula de la transmisión de palabras concretas y se concentra en el efecto que produce un texto.

• Adaptación en el mismo idioma: Público especializado vs. público general

Las adaptaciones no se dan únicamente en la traducción. Un texto puede adaptarse también en un mismo idioma, por ejemplo, si se ha escrito originalmente para un público especializado y se tiene que publicar ahora para un público general.

En el proceso de adaptación se adecua el lenguaje al nuevo público objetivo: en ese caso se emplea un lenguaje más sencillo con menos expresiones técnicas. El nuevo texto también puede contener explicaciones adicionales o puede haber citadas abreviaturas que son habituales en círculos especializados pero menos conocidas por el público general. A fin de cuentas, se trata de crear un texto que esté adecuado exactamente al grupo objetivo deseado, tanto en contenido como lingüísticamente.

• Traducir y adaptar textos simultáneamente

Un caso especialmente interesante se da cuando es necesario traducir texto y además adaptar su contenido. Imagínese un texto especializado portugués dirigido a expertos en medicina que informa sobre nuevos conocimientos en el ámbito de la investigación de la fibrosis quística . Ahora este texto debe aparecer en una revista de salud en lengua inglesa para profanos interesados en el tema, pero que no cuentan con unos conocimientos tan amplios como los expertos en esta materia.

El texto adaptado debe informar sobre el tema, pero también debe ser accesible a los profanos con su nivel de conocimientos. Las abreviaturas habituales les resultan conocidas, pero se les escapa el significado de muchas otras. En el caso de terminología compleja, una explicación es siempre de gran ayuda para los profanos. Y por supuesto, hay que traducir el texto del portugués al inglés y, en caso necesario, adaptar el estilo a las expectativas del público objetivo.

¿Cuándo merece la pena una adaptación?

Una adaptación merece la pena siempre que se desee llegar con un tema a diferentes públicos objetivo. Este puede ser el caso tanto de grupos objetivo con diferentes idiomas como distintos grupos de un mismo idioma. En el caso mencionado en segundo lugar, una adaptación es especialmente útil si los distintos receptores del texto tienen un nivel de conocimientos distinto sobre el tema, por ejemplo para algunas personas se da el caso de que tienen un contacto profesional con el tema, mientras que para otras se trata únicamente de un interés personal.

Para que los profanos en la materia puedan leer el texto hasta el final y no lo dejen de lado frustrados después de unos cuantos renglones porque apenas entienden nada, o para que los expertos en la materia no abandonen la lectura por que les resulta demasiado superficial, un texto debe adaptarse al grupo objetivo correspondiente. Pues: a nadie le gusta sentirse ni abrumado ni infraestimulado.

¿Desea dirigirse adecuadamente a sus distintos grupos objetivo? ¡Encargue la adaptación de sus textos!