Internacionalización del sitio web: ¿Cuántos idiomas son necesarios?

Junge Menschen mit Flagge

En la época de la globalización, en la que todo el mundo está conectado entre sí, el posicionamiento internacional juega un papel decisivo para las empresas. Contar con un sitio web propio es de gran importancia. 

 ¿En cuántos idiomas debería ofrecerse? ¿Tiene sentido un sitio web multilingüe?

El papel de los sitios web hoy en día

La presencia web propia ha ido ganando relevancia a lo largo de los años. Si antes un sitio web servía para presentar superficialmente a la empresa, hoy en día funciona como plataforma de venta directa de mercancías y servicios.

A través del sitio web se puede encontrar una empresa en cualquier lugar del mundo, y a cualquier hora del día o de la noche. Pues, a diferencia del contacto personal, que únicamente es posible durante el horario de apertura, o la llamada telefónica, que solo se atiende a horas determinadas, un sitio web es accesible en todo momento.

¿Es suficiente con una traducción en inglés?

Pronto surge la cuestión de si basta con que el sitio web esté disponible únicamente en el idioma nacional de su empresa o si es rentable una traducción en otros idiomas. Pues la internacionalización de su sitio web es una tarea larga y costosa sobre la que hay que reflexionar en profundidad.

El inglés lo habla activamente un gran número de personas a nivel mundial y lo entiende de forma pasiva un número aún mayor. Por lo tanto, ¿basta con que haya una traducción de contenido de su sitio web en inglés, o debería tener en cuenta cada idioma de los posibles países objetivo?

Y una vez que se haya decidido por el número de idiomas: ¿es realmente necesario traducir todo el sitio web o basta con ofrecer una selección de las páginas más importantes en varios idiomas?

El interlocutor apropiado en este caso es una agencia de traducción profesional, que no solo tiene conocimiento de los posibles idiomas de destino, sino también de las particularidades culturales de los respectivos países.

En ocasiones puede ocurrir que en el país objetivo de su elección la mayoría de la población entienda el inglés, pero que no obstante sus clientes prefieran informarse sobre una oferta y finalmente realizar compras en su propio idioma.

Negocio a consumidor (B2C) frente a Negocio a negocio (B2B)

Si se dedica al negocio B2C, le conviene saber lo siguiente: por lo general, el cliente se siente más seguro en su propio idioma y puede valorar mejor al vendedor. Percibe su empresa como más seria si la comunicación tiene lugar en su propio idioma y por tanto también está dispuesto a realizar compras importantes a través de Internet.

Esto está relacionado con la propia necesidad de seguridad de cada persona. Existen culturas en las que esa necesidad es menos acusada, de modo que las personas de dichas culturas están más dispuestas a asumir riesgos, aunque el riesgo sea únicamente pedir un artículo a través de Internet que quizás luego no cumpla con las expectativas.

En el ámbito del negocio B2B es más fácil convencer aunque un sitio web se ofrezca solo en inglés, pues la actividad de muchas empresas es internacional y se comunican en inglés. Pero también en este caso, una considerable selección de idiomas indica respeto y valoración hacia sus clientes potenciales. Usted se presenta como cosmopolita y competente, con disposición para los negocios con clientes de otros países.

Su grupo objetivo principal

Un factor decisivo a la hora de considerar en cuántos idiomas debería ofrecer su sitio web es su grupo objetivo principal, tanto si se trata de otras empresas como si se compone de clientes finales.

¿Tiene la intención de dirigirse a clientes en el extranjero, quizás a clientes muy concretos de determinados países, o su negocio principal está localizado en un único país y los clientes de otros países suponen más bien un extra? Además de esta cuestión, es decisivo el tamaño de su empresa.

  • No hay necesidad de traducción

    Si tiene una empresa de creación reciente con una idea innovadora o trabaja como autónomo, es más que suficiente ofrecer por el momento su sitio web solo en el idioma nacional. Si su empresa evoluciona posteriormente de forma positiva, todavía puede plantearse una traducción a otros idiomas.
  • La traducción al inglés es lo lógico

    Una traducción a al menos otro idioma, que por lo general será el inglés, resulta rentable para empresas consolidadas desde hace tiempo si es muy probable que vaya a haber un volumen de negocios en el extranjero o si ya lo hay. El volumen de negocio en el extranjero debería constituir en torno a un cuarto del volumen de negocio total. Si se ha planificado una expansión al extranjero o si ya cuenta con una tienda y desea vender sus mercancías y/o servicios también en Internet, también puede ser conveniente ofrecer su sitio web en inglés.
  • La traducción a los idiomas de los países objetivos principales es muy recomendable

    Si por el contrario dirige una gran empresa que genera en torno a la mitad de su volumen de ventas total en el extranjero, debería en todo caso encargar traducciones a los idiomas de los países objetivo principales. Esto también es muy conveniente si desea abrir representaciones o filiales en el extranjero o si ya lo ha hecho. 

Delimitar con claridad la necesidad de traducción puede resultar difícil. Su agencia de traducción le ayudará poniendo sus largos años de experiencia internacional a su disposición para abordar la internacionalización de su sitio web.