5 claves de éxito para conseguir traducciones de alta calidad

Logotipo TIP

 

1. En el principio fue la palabra...

... y toda buena traducción comienza por la elección del traductor adecuado. Este debería poseer tanto una formación profesional fundamentada como los conocimientos necesarios sobre el tema del texto a traducir. Si además se trata de un hablante nativo del idioma de destino, entonces se cumplen todos los requisitos para lograr una buena traducción. Los traductores especializados con formación son fundamentales para que la traducción sea exitosa.

2. Cuatro ojos ven más que dos

Una vez finalizada la traducción, siempre se debería llevar a cabo una revisión, pues incluso el mejor traductor puede cometer errores. El lenguaje es subjetivo y a veces la segunda idea puede ser mejor. Gracias a la revisión se puede mejorar hasta una buena traducción. Al echar un vistazo al texto desde otra perspectiva se pueden detectar errores o incongruencias. Además, los comentarios del revisor ayudan al traductor a corregirse a sí mismo y a mejorar.

3. Últimas tecnologías

Nuestro lenguaje es una cualidad muy humana. No obstante, las nuevas tecnologías pueden optimizar el proceso de traducción. El corrector ortográfico automático propio de los editores de texto es un claro ejemplo, pues muchos lo conocen, pero no todos lo utilizan. Las bases terminológicas para administrar la terminología sin complicaciones garantizan el empleo de las palabras técnicas adecuadas en cualquier texto. Las memorias de traducción logran la coherencia de diferentes traducciones sobre el mismo tema. Estas tecnologías, empleadas de forma adecuada, suponen un valor añadido para todos, aunque al final son los traductores y los revisores los que garantizan que la traducción sea fluida y no resulte repetitiva.

4. Gestión de calidad definida

Un gestión de proyectos sistemática y organizada con regularidad es tan importante como la consecuente documentación de la información del proyecto. Las guías detalladas sobre los proyectos de los clientes o los campos temáticos específicos, así como el estilo particular del idioma y del cliente, o las guías de traducción, que detallan las reglas básicas y las diferentes particularidades en casos concretos, favorecen y optimizan el proceso de traducción. También la opinión de los clientes sobre las traducciones entregadas es de enorme importancia y debería documentarse de forma sistemática, para que todos los profesionales involucrados en el proceso tengan acceso a ella en cualquier momento.

5. Gestión de proyectos organizada

Para lograr una fórmula exitosa con todos los elementos mencionados anteriormente, se requiere una gestión de proyectos sistemática y organizada que mantenga la visión global en cada fase del proyecto de traducción y pueda intervenir si fuera necesario. Cuanto mejor se prepare un proyecto, menos preguntas se plantearán a la hora de trabajar con el texto. En el caso de que aún así surjan dudas, estas deben resolverse inmediatamente para entregar la traducción sin errores y a tiempo.
Conclusión: si no nota que se trata de una traducción, entonces su proveedor de servicios lingüísticos ha hecho un buen trabajo.