Memorias de traducción: cómo trabajan sus traductores con ellas y qué ventajas tienen para usted

Disquetes con fondo lleno de humo

¿Memorias de traducción? ¿Herramientas de traducción asistida por ordenador (TAO)? ¿Programas de traducción? Es la primera vez que oye hablar de esto. Incluso puede que se esté preguntando para qué necesita su traductor un programa.

Basta con abrir el documento de Word en la mitad izquierda de la pantalla y escribir directamente la traducción en un nuevo documento de texto en la mitad derecha de la pantalla. También se podría abrir simplemente el archivo de Word y sustituir el texto original palabra por palabra o escribir todo debajo en el mismo documento.

Sin embargo, no es tan fácil como parece. Por suerte, existen programas de traducción especiales que facilitan el trabajo de sus traductores y también tienen ventajas para usted.

Programas de traducción

No importa en qué formato envíe el archivo, tanto si se trata de un documento de Word, como de una tabla de Excel o de un PDF, por lo general el traductor no trabaja directamente en su archivo. Para que el traductor pueda trabajar con su texto, primero un gestor de proyectos introducirá el documento en un programa de traducción especial, es decir, una herramienta de traducción asistida por ordenador (TAO).

Independientemente del formato original del archivo, en esta herramienta solo se introduce el texto a traducir, para lo cual es dividido en segmentos individuales.

Cada segmento constituye un fragmento con sentido; puede ser una única palabra, un punto clave, un título, una frase o incluso una oración completa de varias líneas.

El programa permite al traductor ver el texto de partida y escribir su traducción justo al lado del segmento correspondiente.

Lo mejor de todo es que al finalizar la traducción, el texto resultante se puede guardar automáticamente con el formato original, incluso si se trata de una tabla. Por lo que el traductor no tendrá que adaptar el texto de partida ni sustituir el texto original por su traducción.

Entonces, ¿cuáles son las ventajas para usted?

Memorias de traducción

Los programas de traducción disponen de otra función muy útil, la memoria de traducción. Como su propio nombre indica, la memoria de traducción almacena todas las traducciones previas, es así de simple.

Para cada cliente se instala una memoria de traducción y al principio estará vacía. Esta se irá llenando con el trabajo de los traductores, al guardarse los pares de segmentos con el texto de partida y la traducción.

Cuando se traduzcan nuevos textos, al traductor se le mostrará automáticamente la traducción previa de los segmentos que coincidan exactamente con su texto anterior. Esto se conoce como una concordancia al 100%.

Sin embargo, el traductor no puede aceptar una concordancia al 100% sin más, debe comprobar si la traducción previa encaja en el nuevo contexto y se puede adoptar completamente o si se debe hacer alguna adaptación.

Si una concordancia al 100% también aparece en el mismo contexto, es decir el segmento anterior es idéntico, estamos ante una concordancia contextual.

Los segmentos que no coincidan exactamente con los fragmentos ya traducidos se denominan concordancias parciales, según el grado de semejanza. En este caso, la memoria de traducción muestra los segmentos similares traducidos anteriormente y saca del texto de partida las palabras que sean diferentes. Así el traductor puede prestar especial atención a estas palabras y modificar la traducción como corresponda.

No obstante, si la concordancia con un segmento traducido anteriormente es menor a un determinado porcentaje, por norma general un 70 %, el segmento es considerado como nuevo y hay que traducirlo prácticamente por completo. Esto se debe a que la antigua traducción, al presentar una concordancia tan baja, apenas sirve de ayuda al traductor.

Como puede ver, la memoria de traducción no es una herramienta de traducción automática que traduce el texto por sí sola. Aunque a través de las traducciones previas “conozca” todas las palabras que forman la frase, no es capaz de traducir nuevos fragmentos. Además, la memoria de traducción tampoco puede comprobar la ortografía ni reconocer los errores gramaticales o de contenido.

Lo que hace es reconocer si los respectivos segmentos ya han sido traducidos de forma exacta o similar en otras partes del texto y puede proponer las traducciones existentes al traductor.

Las memorias de traducción son por ello una herramienta de ayuda, pues de este modo no hay que volver a traducir las mismas frases cada vez que aparezcan. Esto garantiza una mayor uniformidad y mejora la eficiencia y la calidad. Su traductor tendrá que traducir menos segmentos nuevos por completo y dispondrá de más tiempo para comprobar las traducciones existentes.

Además hay otro punto a favor: cuanto más texto traduzca su traductor, más completa será la memoria de traducción y más segmentos estarán ya traducidos. Muchas agencias de traducción, aparte de una traducción más rápida, también ofrecen descuentos por memoria de traducción, lo que le permitirá ahorrar en costes.

Bases de datos terminológicas

Otra herramienta útil para el traductor es la base de datos terminológica. La también denominada base terminológica es una especie de diccionario interno. Se puede crear a medida que el traductor trabaja, añadiendo sus propios términos traducidos, o de antemano, importando un archivo de dos o más idiomas con los pares de términos que facilite el cliente.

Este último caso es adecuado, por ejemplo, si ya existen términos con su correspondiente traducción que han sido establecidos internamente en su empresa.

Los programas de traducción permiten visualizar la base terminológica constantemente. Si en una frase aparece un término que está guardado en la base terminológica, dicha palabra aparecerá marcada y la traducción se mostrará automáticamente.

Esto tampoco implica que el traductor pueda adoptar la traducción sin pensar, pues una misma palabra tiene diferentes significados y por ello hay varias traducciones posibles. Puede ser que hasta ahora solamente se haya guardado una de ellas en la base terminológica.

¿Qué ventajas tienen las memorias de traducción para usted?

Si su traductor trabaja con una memoria de traducción, usted puede beneficiarse en varios aspectos. Por ejemplo:

  • un estilo más uniforme;
  • coherencia a través de traducciones uniformes;
  • mayor calidad debido a la coherencia;
  • traducciones más rápidas a causa de los segmentos ya traducidos;
  • costes más bajos gracias a las traducciones ya existentes y los descuentos resultantes.

Las memorias de traducción constituyen una ventaja incluso cuando se trata de textos creativos, por ejemplo descripciones de productos, que en parte deben ser especialmente individuales, pues en los próximos encargos se podrá recurrir a las traducciones ya existentes.

Así que en cualquier caso, las memorias de traducción suponen un beneficio para usted.