Cinco consejos eficaces que le garantizan una traducción rápida

Lista de comprobación con 5 puntos

Quizás ya se haya preguntado esto alguna vez: ¿hay algo que pueda hacer para acelerar el proceso de traducción?

Pues tenemos buenas noticias, porque la respuesta es sí. Con los siguientes consejos facilitará el trabajo de los traductores y podrá recibir sus textos traducidos más rápido.

1. A ser posible, proporcione material de referencia

Cualquier información adicional puede facilitar el trabajo de los traductores y disminuir el tiempo empleado en la búsqueda.

Por ejemplo, ¿hay una lista de términos específicos de la empresa que no deben ser traducidos, sino que se mantienen en el idioma de origen? ¿Existe ya una tabla con la traducción de dichos términos en los idiomas deseados?

Debería realizar una lista con los significados, sobre todo si se trata de abreviaturas poco frecuentes o incluso de uso exclusivo en su empresa.

Además, una imagen vale más que mil palabras. Si también dispone de imágenes de sus productos, deje que los traductores tengan acceso a ellas. Una palabra puede tener diferentes significados dependiendo del contexto, pero con una imagen enseguida se sabe a lo que se refiere.

Todo esto permite al traductor dar con la traducción adecuada más rápido.


2. Esté siempre a disposición para resolver posibles dudas

En el caso de que no haya material de referencia o el traductor pueda tener algunas preguntas, resulta conveniente que usted esté disponible.

A veces, el traductor no necesita una respuesta inmediata a su pregunta, ya que puede traducir el resto del texto sin conocer el significado exacto de un término.

Sin embargo, también hay casos en los que todo el texto está relacionado con esa palabra en cuestión y una explicación lo más exacta posible es fundamental.

Ya sea usted u otra persona de contacto quien esté disponible a corto plazo para resolver las dudas, así puede garantizar que el proceso de traducción no se vea interrumpido y todo se desarrolle sin dificultades.


3. Envíe únicamente la versión final de los textos a traducir

El texto que envíe para traducir debería ser preferiblemente en su versión final.

Incluso aunque se realicen pocos cambios después de haber realizado el encargo, estos siempre tienen una repercusión en la traducción.

Supondrán un mayor o menor esfuerzo dependiendo de lo que haya avanzado el traductor, pero sin duda requieren tiempo.

Por ello es recomendable evitar las modificaciones del texto después de haber realizado el encargo.

¡Y si eso no fuera posible, al menos debería señalar los cambios! Así el traductor puede ver más rápido cuáles son las frases o palabras que se deben adaptar de nuevo.


4. Asegúrese de que el texto de partida sea coherente

El texto de partida es la base de cualquier traducción. Cuanto mayor sea la calidad de dicho texto, más fácil será de traducir, y por tanto más rápido.

Sobre todo, asegúrese de que los nombres propios estén escritos siempre igual, no unas veces en mayúsculas y otras en minúsculas o unas veces con guión y otras sin él.

La traducción también resultará más sencilla si las fechas tienen un formato uniforme y el texto está dividido correctamente. Asimismo, el uso de la terminología debería ser coherente.

¡Y lo más importante! Mantenga siempre el mismo estilo para aquellos textos similares, como por ejemplo las descripciones de productos semejantes.

La memoria de traducción muestra al traductor las traducciones realizadas anteriormente. Si hay frases idénticas en el texto de partida, se propone incluso la traducción adecuada.

Esto no solo implica una mayor rapidez, sino que además garantiza la uniformidad de sus textos.


5. Avise con antelación de un gran volumen de encargo

Si tiene programada próximamente la traducción de un proyecto grande, informe de antemano a la agencia de traducción.

Solo así puede contar con la capacidad necesaria y reservar a los traductores apropiados para su encargo. De esta forma los traductores pueden empezar a traducir en cuanto reciban el texto, evitando retrasos innecesarios.

Es importante que envíe su texto en las fechas indicadas o que informe sobre posibles retrasos.

De lo contrario, a su agencia de traducción le resultará muy difícil planificar: ¿recibirá aún su encargo o puede aceptar encargos de otros clientes? Al fin y al cabo, los traductores han dejado hueco para su texto.

¡Así que es muy sencillo!

Si sigue estos cinco consejos, tendrá asegurada una traducción rápida

¡Y lo mejor de todo es que algunos de estos consejos son muy fáciles de llevar a cabo! Generalmente ya cuenta con las imágenes correspondientes u otro material de referencia de sus productos. El simple hecho de facilitar estas imágenes o esta información puede acelerar notablemente su proceso de traducción.